La mezcla de lejía y amoniaco genera gases muy tóxicos

91 743 11 67
La mezcla de lejía y amoniaco genera gases muy tóxicos

Como responsables de un servicio de limpieza en San Blas Madrid, hemos tenido que enfrentarnos en muchas ocasiones a suciedad y manchas difíciles que ponen a prueba la eficacia de los productos de limpieza. Conociendo el origen de la mancha en cuestión, es mucho más sencillo quitarla: tan sólo hay que utilizar el producto más adecuado para cada caso y utilizarlo convenientemente. Sin embargo, algunas personas en su afán de limpiar esas manchas difíciles de forma rápida, piensan que si mezclan dos productos diferentes de gran eficacia limpiadora como son la lejía y el amoniaco, conseguirán en unos segundos disolver esas manchas difíciles. Y no es así.

Efectivamente, por separado, lejía y amoniaco son dos productos de limpieza muy eficaces, el primero por su alto poder desinfectante, el segundo como excelente quitagrasas, que nunca deben mezclarse. La mezcla de amoniaco y lejía produce una reacción química que genera un gas llamado cloramina (NH2Cl), altamente tóxico en sí mismo que, cuando este entra en contacto con las mucosas de la nariz y garganta, se descompone y generando ácido clorhídrico y radicales libres. El ácido clorhídrico es muy corrosivo, por lo que provoca la irritación de las mucosas y quemaduras en la piel; por su parte, los radicales libres dan lugar a la destrucción celular y, en largas exposiciones, pueden dar pie a procesos cancerígenos.

Si la exposición a estos gases es durante un periodo corto de tiempo, comienzan a aparecer síntomas como el escozor de ojos, dolor de cabeza, tos y fuerte picor en la garganta, pero si la exposición es más duradera puede llegar a ser mortal.

Antes de intentar experimentos, para eliminar manchas difíciles es preferible ponerse en contacto con los profesionales de un buen servicio de limpieza en San Blas Madrid,

Cuenta con Limp Fair, y deja que seamos nosotros quienes hagamos el trabajo sucio. 

haz clic para copiar mailmail copiado